Letters Gif Images # 206685 SOL DE LIBERTAD


  Inicio
    INVITADOS
    GENERAL
    POESIA POLITICA
    TEXTOS HISTORICOS
    MUSICA TESTIMONIAL
    IMAGENES
  Archivos
  Libro de visitas
  Contactar
 



  Enlaces
   HOMERO
   BLOGARTE
   EL MUNDO ES MUSICA
   IMAGENES DE MI TIERRA Y MI GENTE
   RECETAS DE MI ABUELA



"Nosotros iremos hacia el sol de la libertad o hacia la muerte; y si morimos, nuestra causa seguirá viviendo. Otros nos seguirán." A.C. Sandino.

http://myblog.es/homeroelchipote

powered by
myblog.es





PENSANDO EN NICARAGUA

por Ignacio Briones

Periodista nicaragüense.

Posada Carriles y sus andanzas en Centroamérica

El encuentro entre Posada Carriles y el periodista Miguel Angel Borgen tuvo efecto en una acera del Palacio de Comunicaciones una mañana a finales del año 59. Un individuo arrogante y prepotente se le acercó al colega y lo amenazó con incluirlo en una lista de castro-comunistas que, según dijo, proveía a la Embajada Americana en Managua. Se identificó con su propio nombre y advirtió al periodista que su vida corría peligro si seguía averiguando que hacían los batistianos en Nicaragua. Un grupo de personas que transitaban por el lugar oyeron las amenazas y rodearon al amenazador. Iban a entrarle a golpes cuando un oficial de la GN que cuidaba el portón principal de Comunicaciones pistola en mano, se acercó para protegerlo y se lo llevó evitándole la pro-bable golpiza.

Borgen había averiguado que Posada vivía en el apartamento que ocupaba el agente Wan Winckle y que ambos se reunían dos veces por semana con Anastasio Somoza Debayle, jefe director de la Guardia que sostenía a su fami-lia en el poder. Y averiguó también que Posada poseía una credencial que lo acreditaba como funcionario de la representación diplomática estadounidense en Managua, que utilizaba para retirar fondos en dólares que le enviaban desde Estados Unidos de un depósito registrado en uno de los bancos de nuestra capital. Averiguó asimismo que el terrorista era el encargado de pagar en los hoteles donde hospedaban los batistianos en Managua.

Por aquellos días el propio Tacho Somoza II recomendó al periodista que no siguiera metiéndose con “los cubanos anticastristas” y los dejara en paz. Ellos según Somoza, eran unos demócratas y más bien había que ayudarlos.

Desde 1957 los hombres de prensa, tanto de Managua como de otras ciudades del país, habían organizado el Sindicato de Periodistas que logró aglutinar a la mayoría del gremio. En una Asamblea General se acordó denunciar oficialmente los preparativos de invasión a Cuba que se organizaba en nuestro país.

El Sindicato acordó con el estudiantado universitario de León hacer conjuntamente la denuncia que finalmente suscribió el Secretario General de la Federación estu-diantil, el hoy prestigiado médico Joaquín Solís Piura. El diario IMPACTO reprodujo, íntegra, la denuncia en su primera plana desplegada a todo lo ancho de su primera página.

La publicación ocasionó una advertencia más por parte de Tacho Somoza a los directivos del SPM a quienes dijo que esa denuncia podía involucrar a Nicaragua en una guerra con el gobierno revolucionario de Cuba. Entonces reveló que él personalmente había conversado con el Jefe de la CIA en Washington, Allan Dulles, y que éste le había manifestado que su país aprobaba la invasión.

Este Somoza aspiraba frenéticamente a suceder a su hermano en la Presidencia de la República quien tratando de proyectar su administración con una imagen diferente a la de su padre, había reformado la Constitución estableciendo que ningún miembro de su familia hasta el cuarto grado de consanguinidad y segundo de afinidad podía aspirar al cargo. La reforma a la Carta Magna había creado una fricción familiar entre los hermanos Somoza, Tacho II estaba convencido que apoyando a los batistianos esa prohibición quedaría sin efecto.

Bajo este convencimiento aceptó la sugerencia de Posada Carriles para que se trasladara a Puerto Cabezas a “despedir” a los invasores, deseándoles públicamente “el mayor de los éxitos”.

El presidente Luis Somoza se refirió a todos estos hechos en el programa radial “Mesa Redonda” que transmitía la emisora Radio Mil, después que el pueblo cubano derrotó a los invasores patrocinados por la CIA.

Entonces dijo que personalmente el presidente Kennedy le había ordenado que no autorizara la salida del país de una segunda embarcación que iría a la Isla en respaldo al primer contingente. Reveló también tener noticias de un incidente ocurrido en la Casa Blanca entre Kennedy y el Jefe de la CIA Dulles, a quien destituyó del cargo después de una agria disputa verbal entre ambos.

--Ese comportamiento de Kennedy, a la larga, dijo Luis Somoza, puede costarle la vida, premonición que fatalmente se cumplió algunos meses después. Kennedy, según Luis Somoza, no había querido darse cuenta que la CIA y quienes la apoyaban era más poderosa que la Presidencia que él ostentaba.

En Nicaragua, como apuntamos antes, después del ajusticiamiento del viejo dictador en septiembre de 1956, la juventud nicaragüense adoptó una posición de repudio total a los viejos partidos Liberal y Conservador que se autodefinían como el paralelismo histórico. A los jóvenes estu-diantes se habían agregado muchos obreros de la misma generación. En mayo y junio de 1959 se produjeron las acciones antisomocistas que se conocieron como de Mollejones y Olama que dirigieron los conservadores doctor Pedro Joaquín Chamorro Cardenal e Ingeniero Luis Cardenal y el Movimiento Insurreccional Rigoberto López Pérez que culminó con la Masacre de El Chaparral, en donde fue herido Carlos Fonseca Amador y asesinados varios combatientes, Luis Somoza había declarado en esa oportunidad que con los antisomocistas del Sur (PJCHC y LCO) estaban dispuestos a negociar pero que a los del Norte “El Chaparral” solo les esperaba la muerte. Pasaría bastante tiempo para comprobar que batistianos espías de la CIA habían coordinado la Masacre que tuvo efecto el 24 de junio de 1959. Estos a su vez, apoyados por los embajadores yanquis en Managua y Honduras coordinaron a la guardia somocista con los guardias hondureños para que conjuntamente atacaran a los comba-tientes de El Chaparral.

Ante aquellos reveses, los jóvenes nicaragüenses decidieron crear sus propias organizaciones, sin tomar en cuenta a los viejos dirigentes de los antiguos partidos. El 12 de enero de 1960 los jóvenes estudiantes, obreros y periodistas José Benito Escobar, Germán Pomares, Salvador Buitrago Morales, Roger Vásquez, Julio Buitrago, Daniel Ortega Saavedra, Fernando Gordillo, Manolo Morales, Jorge Navarro, Orlando Quiñónez, Ignacio Briones Torres, John Vogel y Joaquín Solís Piura, organizaron la Juventud Patriótica Nicaragüense, que dio inicio a una nueva etapa histórica en las luchas libertarias de nuestro país. La JPN estableció en sus Estatutos ser un movimiento sandinista y antiimperialista y adoptó como suya la bandera roja y negra del General de Hombres Libres.

Pero no fue la JPN la única organización de jóvenes creada entonces. En esos días nació también el Movimiento Nueva Nicaragua organizado por Carlos Fonseca Amador, y la Juventud Democrática Revolucionaria, que serían antecesores del Frente Sandinista de Liberación Nacional .

Vistos en retrospectiva, estos movimientos estuvieron, inspirados sin duda en el Asalto al Moncada primero y después en el triunfo de la Revolución Cubana el primero de enero de 1959.

11.5.08 12:27


 [página siguiente]



El responsable de todos los contenidos del blog es el autor. ¡Consigue tu blog gratis con myblog.es!